Aislamiento Térmico

INTRODUCCIÓN

Por aislamiento térmico se entienden todos los sistemas y operaciones llevadas a cabo para reducir el flujo térmico intercambiado entre dos entornos a temperaturas diferentes.

La necesidad de aislar térmicamente un edificio está justificada por cuatro razones fundamentales:

 1. Economizar energía, al reducir las pérdidas térmicas por las paredes.

 2. Mejorar el confort térmico, al reducir la diferencia de temperatura de las superficies interiores de las paredes y ambiente interior.

 3. Suprimir los fenómenos de condensación y con ello evitar humedades en los cerramientos.

 4. Mejorar el entorno medioambiental, al reducir la emisión de contaminantes asociada a la generación de energía.

 El ahorro de energía y la prevención de corrientes de aire, humedades en las paredes o mohos en metales se consigue en gran medida con un adecuado aislamiento del hogar. El mejor modo para retener el calor en el interior de la casa en invierno y de mantenerlo fuera en verano es reforzando los puntos estratégicos por los que el aire y el calor se dispersan: paredes, techo y suelo.

 Antes de elegir los materiales aislantes se debe tener en cuenta la temperatura predominante del lugar donde esté ubicada la casa, su tamaño y los equipos de acondicionamiento que se utilicen como refrigeración, calefacción y humidificación, ya que se pueden ver perjudicados si elige el aislante incorrecto.

 Por cada metro cuadrado de muro no aislado, sobre todo si es zona expuesta al norte o en sombra, la pérdida de calor anual puede suponer un consumo de gas natural de 15 m3. La elección de aislar el interior o el exterior, más que depender del clima depende del edificio, del material de los muros y del tipo de calefacción. La posición del aislante puede variar la capacidad de la pared para acumular calor. 

Los últimos estudios sobre la pérdida de energía en el hogar revelan que el aislamiento del techo puede llegar a reducir un 35% los gastos en calefacción. Para asegurarnos de que el calor no se escapa por esta parte de la casa, hay que aislarlo con algún material indicado para tal fin con un espesor superior a 5 centímetros.

 El suelo es la parte de la casa, junto con el techo, por donde más fácilmente se escapan el calor y el frío, a pesar de que la gran mayoría de las viviendas no tienen aislamiento bajo el piso.

 PROPIEDADES DE LOS AISLANTES

 Las principales propiedades de los aislantes son la Resistencia Térmica y la Conductividad Térmica regidas por las normas de ensayo: UNE-EN 12667 y UNE-EN 12939. 

La resistencia térmica de un material representa la capacidad del material de oponerse al flujo del calor. La conductividad térmica es una propiedad física de los materiales que mide la capacidad de conducción de calor. Así la relación entre ambas propiedades es que la inversa de la conductividad térmica es la resistencia térmica.

 Además de las citadas anteriormente, existen otras propiedades no menos importantes y que también deben de ser declaradas por el fabricante como: tolerancias dimensionales, estabilidad dimensional y otras no menos importantes pero que no tienen por qué declararse como   deformación bajo condiciones específicas de carga a compresión y temperatura, resistencia a flexión, tensión de compresión, fluencia a compresión, absorción de agua, resistencia a la congelación, clasificación de reacción al fuego y resistencia a la difusión del vapor de agua.

 AISLAMIENTO CON POLIESTIRENO EXPANDIDO (EPS)

 El poliestireno expandido es un material plástico espumado utilizado en el sector de la construcción, principalmente como aislamiento térmico y acústico, en el campo del envase y embalaje para diferentes sectores de actividad y en una serie de aplicaciones diferentes. Se define como: “Material plástico celular y rígido fabricado a partir del moldeo de perlas preexpandidas de poliestireno expandible o uno de sus copolímeros, que representa una estructura celular cerrada y rellena al aire”.

 Las cualidades del poliestireno expandido, tanto en su amplia gama de prestaciones así como los formatos en que se puede presentar, le convierten en material con amplias posibilidades de aplicación dentro del ámbito de la construcción. Las aplicaciones en esta área se centran fundamentalmente en la edificación con soluciones constructivas para el aislamiento termoacústico de los diferentes cerramientos así como en soluciones de aligeramiento y conformado de diversas estructuras de la edificación, además de otras aplicaciones como moldes de encofrado y juntas de dilatación.

AISLAMIENTO CON POLIESTIRENO EXTRUIDO (XPS)

La espuma de poliestireno extruido es un material aislante que, debido a sus excepcionales propiedades, como son su alta resistencia a la compresión y su nula absorción de agua, es ampliamente utilizado en la industria de la construcción. Es un excelente aislante térmico y tiene una excepcional durabilidad, manteniéndose inalterable con el paso del tiempo.

 En cualquiera de las disposiciones de aislamiento, tanto si van colocadas al exterior del soporte como al interior, las planchas de XPS no deben quedar expuestas en la aplicación final de uso, así, deberán disponerse tras un acabado visto dado por otros productos. En el caso de rehabilitar térmicamente construcciones en madera, hay que señalar, además la necesidad de asegurar un buen control sobre las posibles infiltraciones de aire a través de los paramentos, ya que puede verse mermada la eficacia del aislante.

 AISLAMIENTO CON LANA MINERAL

Las lanas minerales son productos aislantes constituidos por un entrelazado de filamentos de materiales pétreos que forman un fieltro que mantiene entre ellos aire en estado inmóvil. Esta estructura permite obtener productos muy ligeros, que por su peculiar configuración, ofrecen elevados niveles de protección frente al calor, el ruido y el fuego. Son productos naturales (arena silícea para la lana de vidrio, roca basáltica para la lana de roca) transformados mediante proceso de producción.

 Este aislante se utiliza fundamentalmente para la rehabilitación de fachadas con aislamiento por el interior, o mediante la aplicación de un sistema de fachada ventilada y rehabilitación de cubiertas con aislamiento por el interior.

 AISLAMIENTO CON POLIURETANO

La espuma de poliuretano es uno de los productos aislantes más empleados en construcción. Las razones principales son su versatilidad y sus prestaciones. Se encuentra en forma de:

 -         Proyección “in situ”, mediante la utilización de espumas de poliuretano para aislamiento térmico mediante proyección, como resultado de un proceso de reacción química exotérmica de dos componentes que son el poliol e isocianato configurando un sistema adherido continuo e impermeable.

 -         Planchas conformadas, con excelentes características de aislamiento térmico y ventajosas propiedades mecánicas. 

  -         Paneles de sándwich, compuesto de una parte central de espuma rígida de poliuretano adherida a dos paramentos generalmente metálicos. 

 Y destaca entre los aislantes térmicos por su elevada capacidad aislante y su durabilidad en el tiempo.

 AISLAMIENTO CON ESPUMAS FLEXIBLES

Los aislamientos térmicos flexibles de espuma elastomérica (FEF) son espumas de célula cerrada, fabricadas de caucho natural o sintético con otros polímeros. Pueden modificarse mediante aditivos plastificantes. En su proceso de fabricación el caucho se vulcaniza.

Es un excelente aislamiento térmico con un buen rendimiento en baja y media temperatura y además de fácil instalación, reduciendo al máximo los costes de mano de obra. Posee en su estructura una barrera de vapor y un buen comportamiento en cuanto a reacción al fuego.

Este tipo de aislamiento se utiliza con frecuencia para aislar tuberías.

 ACRISTALAMIENTO Y CERRAMIENTO ACRISTALADO

 Esta mejora de aislamiento tiene su ámbito de aplicación en edificios existentes que tengan ventanas, siendo la renovación de los vidrios y marcos una de las acciones más eficaces para la mejora de la eficiencia energética del edificio, aumentando además el conforto térmico de las viviendas.

En todas aquellas viviendas que tengan ventanas con una única hoja de vidrio, las prestaciones térmicas son muy limitadas, y la reposición del vidrio por un vidrio aislante (doble acristalamiento) proporciona grandes ahorros de energía en la vivienda, tanto en verano como en invierno.

El marco representa habitualmente entre el 25 y el 35% de la superficie del hueco. Sus principales propiedades, desde el punto de vista del aislamiento térmico, son la transmitancia térmica y su absortividad. Estas dos propiedades van a participar, en función de la fracción de superficie ocupada por el marco, en la transmitancia total del hueco y el factor solar modificado del mismo.